“Somos lo que hacemos cada día.
De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.”

Aristóteles

Creo que es posible alcanzar un estado de plenitud y grandeza personal que, extrapolado a la faceta laboral, nos hace ser profesionales excelentes.

Existen aptitudes y talentos que son susceptibles de entrenamiento, y hay “dones” que brotan, se desarrollan y maximizan a raíz de un despertar interior.
Trascendemos el ego, descubrimos nuestra vocación y logramos el equilibrio entre la razón, la emoción y el alma.

Mis conferencias y cursos se adaptan a las necesidades específicas del cliente, ajustándose en contenido y duración a las circunstancias del profesional o empresa.

En todas estas actividades aplico mi Modelo CPC de Excelencia Profesional, ayudando a las personas a reencontrarse con su esencia a través del autoconocimiento y la optimización de su talento natural. Así, alcanzan sus objetivos y logran la plenitud, convirtiéndose en profesionales excelentes.

  1. Confianza en el potencial y los recursos de cada persona.
  2. Pasión por comunicar, organizar, planificar, transmitir, inspirar, motivar, aprender… ¡vivir!
  3. Compromiso con los principios y objetivos de cada profesional.

Los modelos de excelencia aspiran a evaluar la calidad de las empresas. El Modelo CPC se distingue por centrar el análisis en las personas que integran esas empresas, poniendo el foco en la vocación, el propósito y el valor diferencial de cada profesional.

HABLAR EN PÚBLICO DESDE LA CONSCIENCIA
EXCELENCIA COMUNICATIVA EN ATENCIÓN Y SERVICIO AL CLIENTE
NETWORKING CON ALMA Y NEGOCIACIÓN ÉTICA
INTELIGENCIA EMOCIONAL APLICADA A LA COMUNICACIÓN INTERNA
LA EVOLUCIÓN DEL LIDERAZGO
INTELIGENCIA EMOCIONAL GRUPAL Y ESPÍRITU DE EQUIPO
PROPÓSITO VITAL Y VOCACIÓN PROFESIONAL
ACTITUD Y ALTITUD. CAMBIAR PARA CRECER
BRANDING EMOCIONAL Y MARCA PERSONAL